¿Sirven los métodos de Productividad Personal?

El concepto de productividad se ha acuñado por décadas y se refiere a una variable necesaria de controlar y mejorar, con el fin de asegurar que una actividad económica sea rentable. Hoy muchas actividades son desarrolladas por personas de la era del conocimiento, provocando que dicha variable sea de difícil medición. Surge por consiguiente el concepto de, “productividad personal”, donde se mide el “Cuánto haces por la consecución de los objetivos trazados”. Muchos aún la miden por cuánto haces en el tiempo (variable industrial), por ejemplo: cuántos informes realizas o cuántas soluciones presentas en el mes. Si me permiten decirlo, pienso que lo primordial en esta nueva variable de Productividad Personal (de los trabajadores del conocimiento),  es que sino haces lo que debes hacer para cumplir con los objetivos trazados, no me  importa cuán rápido lo hagas. No sacamos nada con ser los mejores mecanógrafos sino hago el informe que hace falta.

Hoy los trabajadores del conocimiento, que muchas veces tienen horario de entrada, pero no de salida, no saben gestionar las múltiples actividades que requieren su atención y compromiso, provocando un aumento del nivel de estrés y de un resultado poco satisfactorio de la acción realizada. Todos tenemos las mismas 24 horas del día, ni más ni menos. Por tanto aprender a gestionar las actividades que realizo en un tiempo determinado es de vital importancia. Comienza a surgir por consiguiente el concepto de “Elección”.

¿Cómo elegir?
El concepto de elección es el meollo del asunto. ¿Qué decido hacer ahora en desmedro de otras actividades? ¿Qué es más importante? ¿Bajo qué parámetros hago mi elección?
Por tanto, años tras año, surgen un sin fin de mecanismos o métodos para que podamos tomar mejores decisiones. Algunos son tan rebuscados que parece necesario tener un manual técnico para poder reproducir los pasos de manera correcta, en cambio otros se ven tan simples, que creemos que no funcionaran en el mundo real. Pero siempre debemos elegir un método para que nos ayude en mejorar nuestra productividad personal.
¿Funcionan lo métodos?
Algunos podrán decir, que un método es como una receta que si junto los ingredientes necesarios, en la cantidad necesaria y ejecuto los pasos requeridos, el resultado debe ser el mismo. Para los más rigurosos implica que si se sigue un procedimiento, el resultado debe ser el mismo. ¡Por algo uno hace los procedimientos!. Entonces yo pregunto, ¿Por qué bajo una misma receta el resultado difiere entre un chef y otro? ¿Por qué los procedimientos en una empresa, deben ser siempre auditados para evitar desviaciones? El problema surge, creo yo, por varios motivos, pero enumero solo 3 que considero los más importantes, existen otros, pero estos son los principales:
  • El método que seguimos.
  • No tenemos la experiencia necesaria.
  • Nuestra Personalidad influye en el resultado.
Vamos por parte. Comenzaremos por el último del listado, nuestra personalidad. ¿Realmente influye? No soy psicólogo para responder a esta pregunta, pero mi intuición me indica que todo método requiere entre otras cosas de:
  • Una Actitud correcta: No sacamos con tener el mejor método del mundo, si mi actitud es la de siempre estar postergando. No saco nada con llenarme de listados, lectura de diferentes libros y páginas de referencia, sino ejecuto el método, es decir no me MUEVO. Si no tenemos la actitud correcta, usemos lo que usemos, no nos dará resultado.
  • Un fuerte Compromiso: todo en la vida requiere que asumamos un compromiso. Si hay algo que me cuesta, debo tener el compromiso de mejorarlo día tras día. Si he decidido seguir un método, apliquémoslo rigurosamente.
Por otro lado, cuando decimos que “No tenemos la experiencia necesaria“, nos enfrascamos en dos realidades:
  • No tenemos experiencia en la tarea a desarrollar: esta es una de las principales causales de no querer hacer algo y por lo que el método falla.  Necesitamos siempre estar capacitándonos y revitalizando nuestro profesionalismo. No nos engañemos con que sabemos todo de nuestro oficio, siempre hay cosas que cambian y que debemos aprender. Revisa esas tareas que tienes pendiente hace algún tiempo ¿Sabes realmente como hacerlas?
  • No tenemos experiencia en el método: sin importar el nivel de dificultad del método, debemos esforzarnos (les suena otra vez a tener una actitud y compromiso enfocados)  para lograr dominar cada una de sus partes y piezas, hasta adoptarlo completamente. Es igual que un software, debemos utilizarlo bien para que sea útil en la tarea que estamos desarrollando, sino se transformará en el problema a resolver dejando de lado la tarea que tenemos por delante.
Por último, “El método que seguimos”. Tenemos dos opciones:
  • Está Errado: Aunque tengamos toda la experiencia del mundo y nuestra personalidad (actitud y compromiso) sean los adecuados y están enfocados al éxito, el método puede fallar. Imagínate que has hecho de todo, lo has seguido al pie de la letra, tienes experiencia, pero no logras mejorar tu productividad personal.  Dele una vuelta a tu metodología, revise sus pasos, ¿Hay algo que se pueda simplificar? ¿Hay algo que se pueda mejorar? Establece un tiempo prudente para investigar y tomar una decisión, si no encuentra respuestas utilice otro método, no sirve.
  • No es para ti: Es importante destacar que el método puede resultar realmente útil, pero no es para ti  Recuerda que no todos los métodos son para todas la personas. Aquí se conjugan todas los conceptos que hemos vistos, tales como, personalidad, experiencia, desarrollo, etc., que nos impiden que un método nos funcione. Así que no le des más vuelta, búscate otro método que se te adecue.
Así que mis amigos, sigamos un método que nos ayude a elegir lo que debemos hacer en el tiempo requerido. Pero considera siempre lo siguiente: un método solo nos ayuda a disminuir el nivel de riesgo en una elección, aprende también a utilizarlo en conjunto con tu instinto…
Anuncios

4 comentarios sobre “¿Sirven los métodos de Productividad Personal?

  1. Yo estuve probando métodos, pues era un ‘procrastinador profesional’. Se me iba el tiempo posponiendo lo importante, inconscientemente. Al final tuve que buscar un remedio, y acabé por utilizar Workmeter, un programa que mide la productividad cuando trabajas con ordenador, simplemente el tiempo que utilizas aplicaciones productivas, y aplicaciones no productivas (sin mirar contenidos). Después de probarlo por mi cuenta, lo sugerí a la empresa, y ahora somos varios quienes lo utilizamos. Lo mejor es que ves tu perfil productivo, puedes ver la media del equipo al que perteneces y compararte, saber en que has ocupado tu tiempo, y mejorar. Luego ya, ordenar las tareas, siempre primero las importantes, luego las urgentes, y evitando interrupciones de compañeros lo máximo posible.

    1. Gracias por el dato. He probado programas parecidos y algunos gratuitos. Son útiles para darte cuenta en qué ocupas el tiempo frente a la pantalla. Pero aunque el programa te otorgue mucha información útil, si no haces nada con ella, simplemente no te sirve…te falta un método de productividad.

      1. Lógicamente, Gonzálo, pero el primero paso para poder aplicar un método, es reconocer que lo necesitas (aunque todos necesitamos un sistema, no todo el mundo lo reocnoce), y para ello, nada mejor que los números para ser consciente de ello. A partir de ahí, cada uno busca su método de mejora, su sistema de trabajo, y lo puede seguir contrarrestando con el programa pertinente, para ver si realmente le funciona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s